11 septiembre 2012

AQUÍ LLEGA… DAREDEVIL


Título: DAREDEVIL. LA SONRISA DEL DIABLO
Autor: MARK WAID, PAOLO RIVERA, MARCOS MARTÍN
Editorial: PANINI
Páginas: 144
PVP: 12 €


“Perfecto”, “Refrescante”, “Fenomenal”, “Sencillamente un libro hermoso, tanto temática como visualmente”, “Daredevil es el mejor título que está sacando Marvel hoy día”. Los anteriores son algunos de los calificativos y críticas que ha ido acumulando la nueva serie de Daredevil escrita por el veterano Mark Waid y dibujada por Paolo Rivera –con el entintado de Joe Rivera– y por el español Marcos Martín. Aquí tienen dos más: “Un nuevo Daredevil para una nueva generación”, “Simplemente el mejor cómic que llega hoy día a librerías”.


El secreto de este Daredevil remozado pasa por la excelencia en las dos facetas del comic, la literaria y la visual, y el perfecto entendimiento entre ambas. Waid nos regala un tebeo dinámico, divertido e inteligente, que retoma el sentido lúdico del género y lo esgrime como bandera. Su Daredevil renuncia voluntariamente a ser un personaje oscuro y psicótico, atenazado por los demonios internos, ese superhéroe roto y violento que puso a Frank Miller en la senda de convertirse en uno de los puntales de la industria estadounidense. Y es que, en cierto modo, toda la obra de Waid, desde la portentosa novela gráfica seriada Kingdom Come (1996) hasta sus versiones de la Liga de la Justicia de América, el Capitán América o Los 4 Fantásticos puede leerse como una huida de la labor de derribo del Miller en los 80, una búsqueda del brillo inherente a este género orgullosamente adolescente. Waid pertenece a la misma clase de guionistas que Kurt Busiek o Roger Stern, es un amante del tebeo de superhéroes, conoce su historia al dedillo y conoce los mecanismos que lo han convertido en la corriente mayoritaria de las últimas cinco décadas, de modo que sabe dialogar con la tradición y ser innovador a un mismo tiempo. En esta ocasión, su búsqueda de la esencia de Daredevil ha llevado el personaje a los tiempos de Lee, Thomas, Conway o Gerber, cuando Murdock era un vitalista empedernido, y combatía la ceguera con una sonrisa, siempre enfrentado a villanos extravagantes y un deficiente sistema judicial.


Claro que las buenas intenciones se quedarían en el papel sin el grafismo adecuado. Si los guionistas clásicos antes citados dispusieron de un soberbio Gene Colan en la cúspide de su carrera –y por ello resulta aún más injusto que el Daredevil pre-Miller haya pasado al olvido–, Waid cuenta con un excelente Paolo Rivera, que le da un tono elegantísimo y delicioso a los primeros episodios, con influencias que van desde la bande dessinée hasta David Mazzucchelli, y también con el magnífico Marcos Martín de los siguientes, en la estela de Tim Sale, con páginas espectaculares que no se cansa uno de mirar. La suma de ambos le da a este Daredevil un aspecto muy especial, moderno y clásico como los propios guiones de Waid. Ya lo dije antes, hay un perfecto entendimiento entre la forma y el contenido.
La sonrisa del diablo recopila los números 1 a 6 del volumen 3 de Daredevil (septiembre, 2011-enero 2012). No sé si será o no el mejor tebeo de superhéroes del mercado, si sé que es un tebeo estupendo, de los que lo hacen a uno vibrar y desear que llegue pronto la próxima entrega. Y de estos ya no hay tantos. 

Javier Fernández

No hay comentarios: