03 octubre 2009

CLAROSCURO MENTAL

Título: TRÁGAME ENTERA
Autor: NATE POWELL
Editorial: LA CÚPULA
Páginas: 220
PVP: 20 €

El caso es que andaba yo dudando entre escribir una crítica discreta de Trágame entera o pasar directamente del tema, pues confieso que la lectura de la primera novela gráfica de Nate Powell (Arkansas, 1978) me ha dejado bastante indiferente, cuando al revisar el palmarés del citado tebeo encuentro que va camino de convertirse en una de las obras mas celebradas de los últimos tiempos.
Apunten: ganadora del premio Ignatz al debut más destacado de 2008, ganadora del premio Eisner de 2009 a la mejor novela gráfica original –premio en el que también estuvo nominada en las categorías de mejor dibujante y mejor rotulado–, finalista del Los Angeles Times Book Prize –y ojo aquí, que Trágame entera es la primera novela gráfica que logra entrar en esta lista desde la inclusión del mismísimo Maus de Art Spiegelman en 1992–, nominada al premio de la Young Adult Library Services Association (YALSA) de 2010 a la mejor novela gráfica para jóvenes y, cerrando el círculo, ganador de nuevo del premio Ignatz, pero esta vez en la reciente convocatoria de 2009 y en la categoría de mejor dibujante.
Y bueno, les dejo ahí el párrafo anterior –un poco densillo, no nos engañemos– para que vean que uno hace las tareas y también para que conste que el álbum en cuestión es una de las sensaciones de la temporada. Dicho lo cual, me pongo a lo mío que, en este caso, es opinar.
Sin querer restar méritos a la narrativa ordenada y fluida de Nate Powell, Trágame entera adolece desde mi punto de vista de la intensidad necesaria para sacudir y embriagar al lector y del vuelo propio de una gran obra. Ingredientes que sí caracterizan, por ilustrar el asunto, a dos novelas gráficas de la última década tan impactantes como Blankets, de Craig Thompson, y Agujero negro, de Charles Burns. Traigo estas a colación porque, con ambas, el trabajo de Powell guarda relación temática: el análisis del aislamiento de unos jóvenes con taras comunicativas y de integración social; si bien el hilo que une Trágame entera con el trabajo de Thompson traspasa lo temático para alcanzar también una cierta filiación estética.
De todas ellas, no me cabe duda que es la historieta de Burns la que habita a mayor altura por su capacidad metafórica y su magistral y sofocante atmósfera que, siendo irreal, nos obliga a considerarla en plano de igualdad con la realidad. El libro de Thompson es emocionante y sentimental, y está apoyado en el alarde expresivo del autor. Pero lo de Powell, lo he dicho antes de otra manera, falla en la construcción de la metáfora: una pareja trivial de hermanastros adolescentes azotados por la enfermedad mental que se refugian en una serie de trastornos compulsivos de lo más anodinos –nótense los adjetivos trivial y anodino–; y también falla en la expresión: eficaz, delicada si se quiere, pero tibia en exceso, carente del ardor o el frío que, en definitivas cuentas, separa la mediocridad de las cotas elevadas.

Javier Fernández

6 comentarios:

DonnieDarko dijo...

Siento discrepar contigo,alguna vez tenía que ser,..jjejej.
A mi no me parece que el resultado sea fallido,es más,se merece todo lo que ha ganado y más.
Yo lo leí cuando salió a la venta,sin saber nada de premios,y espero que esa sea una de las razones para que el cómic se haga más famoso y llegue a más gente.Para servidor,es uno de los cómics destacables de éste año,por su temática,ritmo y composición narrativa.
La obra en sí,es arriesgada,..pero merece la pena acercarse a éste micromundo lleno de simbolismo y la tan onírica esfera sensorial que el cómic encierra como obra memorable.

Anónimo dijo...

Querido Donnie (por cierto, me encantó la película), gracias por enriquecer el debate con tu punto de vista; es evidente que algo ha de tener la novela gráfica cuando está arrasando con los premios, quizá me estoy volviendo demasiado exigente con según qué cosas...

Javier dijo...

Vaya, salió sin firmar... el anterior comentario es mío.

Francisco dijo...

Yo soy el que hace reseñas también en el blog,Francisco José.Lo que ocurre es que siempre que escribo en comentarios,firmo así,frikadas mías.
Me gustan mucho tus reseñas,por cierto.
A ver si me animo a seguir escribiendo,que últimamente estoy un poco perdido,y no será por buenas lecturas,que últimamente he leído cosas muy interesantes.
Un abrazo!

Alvy Singer dijo...

A ver si puedo leerlo esta semana y os cuento.

Javier dijo...

Francisco José!

gracias por los comentarios y encantado de saludarte, anímate con esas reseñas, creo que la selección que estás haciendo va muy a tono con el espíritu de la página

un fuerte abrazo